top of page

Llámanos

(442) 374 1871

El éxito se cultiva al promover la biodiversidad del suelo.

En el Día Mundial del Suelo hablemos de como regenerar este vital ecosistema.


La tierra que cultivamos no es solo suelo, es vida en su forma más básica. Es “suelo vivo”, mucho más que una mezcla de tierra y sus componentes, es un ecosistema vivo que sostiene nuestra existencia.

En el Día Mundial del Suelo, celebramos este ecosistema vital y reflexionamos sobre la importancia de regenerarlo.


La agricultura intensiva y el uso indiscriminado de productos químicos amenazan y comprometen la salud del suelo.


Sin embargo, la agricultura y la acción humana no tienen por qué ser destructivas, por el contrario, la producción agrícola puede convertirse en el factor clave para regenerar los suelos en todo el mundo.


La microbiología agrícola es la pieza clave para restaurar la biodiversidad del suelo y devolver el equilibrio natural que se necesita para asegurar que no solo se produzcan frutos hoy, sino que también sean un legado para las generaciones futuras.

De esta forma las prácticas de agricultura regenerativa no solo incrementan de forma visible el rendimiento de las cosechas, sino también la resiliencia del suelo y la reducción de costos a largo plazo.


Las soluciones microbiológicas que Tierra de Monte ha creado con la plataforma BioAgTech abordan este desafío mediante la generación de productos que promueven la biodiversidad del suelo y fortalecen sus funciones ecológicas, optimizando el uso de fertilizantes, frenando enfermedades y, lo más importante, cuidando el balance natural que los agroquímicos han degradado.


Lo mejor es que a través de la fotosíntesis las plantas hacen el resto: fijan carbono en sus tejidos y depositan hasta un 30% en el suelo para alimentar a los microorganismos que las acompañan. Estos son los mismo microorganismos que luego nutren y protegen a las plantas para que sigan depositando carbono y los alimenten. Cuando este equilibrio se establece, los cultivos prosperan cada vez con menos intervención, lo que reduce costos y riesgos, y permite a los agricultores y growers trabajar de manera más estratégica.


Más allá de los beneficios económicos, esta revolución en la agricultura contribuye a la salud de nuestro planeta. La restauración de la biodiversidad y el equilibrio natural no solo mejora el suelo, sino que también une al sector agrícola en la tarea de ser los arquitectos de un futuro más sostenible y abundante con suelos más prósperos.


En este Día Mundial del Suelo, recordemos que somos parte de algo más grande: una comunidad que, con prácticas regenerativas, están escribiendo una historia de resiliencia y prosperidad para nuestras tierras mexicanas.


¿Has visto lo raro que es que las plagas y enfermedades destruyan un ecosistema natural?


Déjanos saber tu opinión acerca de este tema en los comentarios de este blog.




32 visualizaciones0 comentarios
bottom of page