MUJERES Y NIÑAS RURALES

El importante papel que las mujeres juegan en la sociedad en toda clase de aristas, ya sea en lo económico, en lo político o en lo social, día con día se consolida y se hace más tangible.

Ha sido largo -y a veces parece no tener fin- el recorrido en búsqueda de un mundo en el que la equidad de género sea algo tan natural y cotidiano, que ni siquiera sea tema digno de mencionarse.



Hablando específicamente del campo, son precisamente las mujeres, quienes cumplen con la consigna de garantizar la seguridad alimentaria, aun en un escenario lleno de desigualdades de género principalmente causadas por normas sociales, que las dejan en desventaja no solo frente a hombres, sino frente a mujeres de zonas urbanas.



A nivel legal existen instrumentos que procuran que esa brecha formada por discriminación de género sea menos, sin embargo es común que su cumplimiento sea pobre o nulo. Un claro ejemplo de ello es la Ley Agraria:“En la misma ley y en su artículo 37, se afirma que las candidaturas a puestos de elección integradas por el Comisariado Ejidal y el Consejo de Vigilancia deberán integrarse por no más del 60 % de candidatos de un mismo género.” (Vasques, et.al, 2017); esto de ninguna manera sucede así:




La desigualdad no se queda a nivel nacional, según la ONU en 18 países, los esposos pueden impedir legalmente que sus esposas trabajen; en 39 países, las hijas y los hijos no tienen los mismos derechos de herencia; y en 49 países no existen leyes que protejan a las mujeres de la violencia doméstica, estas limitantes legales en combinación con situaciones de bajo nivel educativo y enormes carencias, son la combinación perfecta para llevar a una vida con un sinfín de complicaciones a las niñas y mujeres de las zonas rurales. ¿Cuánto representan para el mundo? Para responder esa interrogante basta con saber que la FAO calcula más de mil 600 millones de mujeres rurales, la mayoría de ellas son agricultoras, así que hablamos de más de la cuarta parte de la población con un respectivo impacto en cadena directamente a sus familias y a las zonas urbanas a las que de una o de otra forma la economía irremediablemente une con el trabajo de estas mujeres: según INMUJERES las mujeres rurales representan el 29 % % de la fuerza laboral y, en el caso de México, son responsables de más del 50 % de la producción de alimentos.


Limitantes, posesión de tierras.

Las mujeres reconocen las grandes ventajas de tener una parcela en sus comunidades, ya que la mayoría de las mujeres rurales e indígenas trabajan la tierra, pero también enfrentan limitantes para ser posesionarias.





Sus problemáticas se acumulan, se combinan y muchas veces se agravan, vale la pena mirar esas circunstancias desfavorables, analizarlas, para entonces poder enfrentarlas, aquí las enlistamos siguiendo el criterio que marca la ONU, con el firme propósito de trabajar en favor de cambiar esas limitantes, por condiciones que produren su desarrollo, equilibrio y bienestar.


GRANDES PROBLEMÁTICAS DE MUJERES Y NIÑAS RURALES

· AGUA

A menudo las mujeres y niñas son responsables de ir a buscar agua en las zonas rurales

· SALUD REPRODUCTIVA

Las mujeres rurales tienen un 38% menos de posibilidades de dar a luz asistidas por una persona profesional de la salud que una mujer urbana, en pauses de ingresos bajos. Las consecuencias son una mayor posibilidad de sufrir complicaciones que ponen en peligro la vida, hemorragias graves, infección y mortalidad materna.

· MATRIMONIO INFANTIL

Una niña rural tiene el doble de posibilidades de casarse en comparación con una niña de zona urbana en algunos países africanos, latinoamericanos y caribeños. Trae como consecuencia impedimentos para la educación y el empleo, mayor riesgo de violencia por parte de un compañero sentimental; embarazo precoz; complicaciones de la maternidad; vulnerabilidad ante las ETS, incluido el VIH.

· ALFABETIZACIÓN

Más de la mitad de todas las mujeres no tienen las competencias de alfabetización básicas. Consecuencias, menos ingresos, impedimento para el empleo y la toma de decisiones, menor bienestar individual y social.


De niñas, mujeres y soluciones:

No todo es un panorama sombrío, actualmente más de 100 países han tomado medidas para hacer seguimiento de las asignaciones presupuestarias para la igualdad de género, además los Objetivos de Desarrollo Sostenible también tienen sus propios planteamientos en materia de equidad de género, a continuación te los compartimos:


Metas de los ODS en la equidad de género.


5.1  Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo

5.2  Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación

5.3  Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina

5.4  Reconocer y valorar los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados mediante servicios públicos, infraestructuras y políticas de protección social, y promoviendo la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país

5.5  Asegurar la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles decisorios en la vida política, económica y pública

5.6  Asegurar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos según lo acordado de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de examen

5.a  Emprender reformas que otorguen a las mujeres igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a la propiedad y al control de la tierra y otros tipos de bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales

5.b  Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de las mujeres.

5.c  Aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas a todos los niveles


Según el Instituto Nacional de Mujeres, en el 2018 las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 43% de la mano de obra agrícola. Labran la tierra y plantan las semillas que alimentan naciones enteras. Además, garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades y ayudan a preparar a esas comunidades frente al cambio climático.


Trabajar por la infraestructura que permita un mayor grado de preparación, mejores condiciones de trabajo, autosuficiencia, independencia económica y en decisiones relacionados a la salud no solo contribuirán a una mejora en las condiciones de mujeres y niñas rurales;

también representa una mejora para el resto

de la comunidad y la oportunidad de gobiernos

y sociedades por un avance real en temas de

equidad de género y combate a la pobreza.




Tierra de Monte

Carretera a Tlacote #186 local 106. 

Querétaro, Qro.  C.P. 76179

​México.

© 2018 by ByVo Marketing SA de CV

  • Negro del icono de Instagram