Tierra de Monte

Carretera a Tlacote #186 local 106. 

Querétaro, Qro.  C.P. 76179

​México.

© 2018 by ByVo Marketing SA de CV

Las plantas también necesitan un nutriólogo


Imagínate a ti mismo viviendo a base de licuado de proteína, multivitamínicos y azúcar… en teoría tendrías todos los nutrientes necesarios para sobrevivir pero ¿estarías sano?


Sabemos que las plantas hacen sus azúcares a partir de la energía del sol, pero con el resto de los nutrientes, los cultivos intensivos se encuentran en esa situación. La nutrición que se les da es un coctel químico de urea, fósforo y potasio eventualmente adicionado con otros microelementos.


Estos nutrientes no son fácilmente absorbidos por las plantas y los que no se van a la atmósfera, se cuelan a los mantos freáticos o son arrastrados hacia los cuerpos de agua cercanos provocando su eutrofización (p.e. cuando un lago se llena de lirio y huele a podrido) y la muerte de muchos organismos.


Por el lado económico, esto significa que mucho de lo que los agricultores invierten en fertilización, literalmente, se desvanece en el aire.


Los nutrientes, para poder ser absorbidos de manera eficaz, deben estar en formas químicas reconocibles por el organismo como provenientes de fuentes vivas. Imagínate que te diagnostican anemia y el doctor te manda a comer varillas… no, ¿verdad?


Muy probablemente te recomiende comer espinacas y acelgas… ¿porqué? Porque el hierro fue previamente transformado (digamos, pre-digerido) por bacterias u otros eslabones de la cadena alimenticia para poder ser incorporados a los tejidos vegetales y luego animales.


Por lo tanto, al igual que nosotros, para que una planta se desarrolle sana debe comer “alimentos frescos”, balanceados y mantener una flora “digestiva” contenta y diversa.

Inicia el año regenerando tu suelo; incorpora materia orgánica y dale a tus plantas la  mejor nutrición a partir de fuentes vivas. Nosotros te ayudamos.


¡Feliz 2016!

  • Negro del icono de Instagram