Tierra de Monte

Carretera a Tlacote #186 local 106. 

Querétaro, Qro.  C.P. 76179

​México.

© 2018 by ByVo Marketing SA de CV

Cultivos no cosechados en el campo y hambre en la ciudad. Agricultura inclusiva para resolverlo.

Los pequeños productores generan más de la mitad de la producción mundial de alimentos; en México son cerca del 65%.



Estos productores enfrentan una serie de retos como la falta de inversión en tecnología e innovación, acceso limitado a información, crédito, servicios e insumos de calidad y canales de comercialización justos y estables hacia mercados formales. Los primeros se deben a que llegar a los pequeños agricultores individuales implica un alto costo de ventas y comercialización para los proveedores que no se cubre con el poco volumen de ventas que se puede alcanzar.


En cuanto al último punto, resulta paradójico pensar que muchos agricultores se ven en la necesidad de dejar perder las cosechas por los bajos precios de sus productos o por su incapacidad de colocarlos en el mercado cuando en las zonas urbanas de nuestro país más de 5.7 millones de personas viven en pobreza extrema sin posibilidad de adquirir alimentos (CONEVAL).


Para atender esta problemática, desde hace algunos años se impulsa lo que se conoce como “Agricultura Inclusiva” que busca integrar a diferentes eslabones de la cadena de valor para facilitar el establecimiento de relaciones comerciales de beneficio mutuo desde los asesores agrícolas hasta los comercializadores.


Ejemplos de esto son el Programa de Pequeños Productores de Fundación Walmart y el Programa Social Margarita de Danone.


En este mismo sentido, la FAO recientemente concluyó el proyecto llamado Fortalecimiento de de agrocadenas selecciones con un enfoque empresarial en El salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua” del cuál, a través de la sistematización de experiencias, derivo el documento: la Vinculación sostenible de productores organizados y pequeñas y medianas empresas a los mercados agroalimentarios.


Este proyecto contempló 3 procesos fundamentales:


  1. La transición de productores aislados a agentes integrados en agrocadenas

  2. La transición de organizaciones pasivas a empresas competitivas y

  3. La transición de entidades espectadoras a instituciones públicas facilitadras de procesos y cambios de actitud.

En resumen, este proyecto buscó generar esquemas que recompensaran adecuadamente los esfuerzos y riesgos de la producción agrícola de los pequeños productores conectándolos a una cadena de valor establecida que los orientaran en Que Producir, Cómo Producir, Cuando Producir y Para quién producir; es decir, empatar la oferta con la demanda desde antes de poner la primera semilla.

De esta forma,

“cada uno de los eslabones y los nexos existentes entre ellos son analizados y fortalecidos, en el convencimiento de que el desempeño y la competitividad de la cadena en su conjunto dependen en buena medida de las interrelaciones existentes entre los diversos actores de la misma” (p.5).

¿Les suena? ¡A nosotros si! La FAO le llama Cadena… nosotros le llamamos RED…

En estas iniciativas, el mayor peso se encuentra en el fortalecimiento de los sistemas de organización y gobernanza y de los vínculos de comercialización a través de:

  1. el apoyo a las organizaciones de productores, para que puedan integrarse en las agrocadenas y actuar como agentes económicos eficaces;

  2. el apoyo a la adición de valor y a la comercialización, con énfasis en la mejora de la calidad y en lograr una mejor comprensión de los estándares que solicitan los mercados internos y regionales;

  3. el fortalecimiento de la provisión de servicios, con especial atención al desarrollo del sector privado para favorecer procesos de la cadena.

Tomando estos principios, en Tierra de Monte desarrollamos un Programa de Desarrollo de Proveedores al que además hemos integrado un sistema de fortalecimiento de las capacidades productivas a través de nuestra tecnología.


Creemos que debemos dar un paso atrás y asegurar, primero y antes que nada, la productividad virtuosa de la tierra y regenerar el capital natural de los productores que es su suelo, para asegurar la sostenibilidad de estas iniciativas.


Nuestro programa consta de 4 etapas en las cuales, a lo largo de un año, abordamos tanto las necesidades como los retos productivos y fortalecemos los sistemas de gobernanza y aprendizaje colectivo


¿Tienes una tienda de productos orgánicos y deseas fortalecer tu red de proveedores de frescos? Contáctanos


¿Eres un productor independiente con deseos de aliarte con tus vecinos para colocar tu producto? Contáctanos


¿Eres un asesor agrícola y deseas enriquecer tus servicios? Contáctanos


¿Quieres saber más? Contáctanos


Aquí puedes consultar nuestra propuesta red de productores. 

  • Negro del icono de Instagram